Esta semana se instalarán seis nuevos contenedores de aceite doméstico usado en Valdespartera

  • El Ayuntamiento va a duplicar en 2017 el número de puntos de recogida en casi todos los distritos, hasta alcanzar las 220 unidades, que gestionará la empresa de inserción Recikla


El Ayuntamiento de Zaragoza duplicará en 2017 la instalación de contenedores de recogida de aceite doméstico usado, que alcanzará las 220 unidades. Será una campaña que alcanzará a todos los distritos de la ciudad. Las primeras unidades, hasta un total de 14, comenzarán a colocarse la próxima semana.

Así se amplía el convenio suscrito entre el Ayuntamiento de Zaragoza y Adislaf y que gestiona la empresa de inserción social, Recikla. A través de esta iniciativa, se emplea a 26 personas, de las que 20 son personas con discapacidad intelectual. Con los nuevos contenedores, ese número se ampliará en seis trabajadores más.

Son datos aportados por el consejero municipal de Servicios Públicos y Personal, Alberto Cubero, que, junto al presidente de Adislaf, José María López, han presentado las novedades en rueda de prensa.

Reparto por distritos

De esta primera tanda de contenedores, cuatro se distribuirán en Valdefierro, ocho en Casablanca, seis en Valdespartera, uno en Montecanal y dos en Miralbueno.

En enero será el turno de los otros 107 en emplazamientos localizados por el Ayuntamiento al lado de otros contenedores. El reparto llevará 12 al distrito Centro, en el Casco Histórico 11, otros 26 en Delicias, cinco en Universidad, en San José 21, otros 10 en Las Fuentes, en La Almozara cuatro, en el Arrabal 14 y en Santa Isabel tres unidades.

Con los primeros cien instalados en este primer año de funcionamiento se han recogido 130.000 litros en un año.

A eso hay que sumar 400 toneladas más en bares y restaurantes de Aragón. Según ha apuntado José María López, se cree que se podrían llegar a recoger hasta 2.000 toneladas.

Además de crear empleo, con esta iniciativa se reduce la huella ecológica que deja el aceite usado, al evitar que vaya a las depuradoras, donde es muy difícil de eliminar. Además, se crea un producto alternativo, porque se reutiliza para fabricar combustible o barnices, ha subrayado Cubero.

José María López ha agradecido el “entusiasmo” del Ayuntamiento en el proyecto y la apuesta “fuerte” por esta empresa de inserción y los discapacitados intelectuales, colectivo que registra una tasa de desempleo cercana al 50%.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

5 × uno =