Restricción de vuelos nocturnos y en verano para reducir los ruidos por la base aérea y el aeropuerto

La concejala de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Zaragoza, Teresa Artigas, se reunió este jueves con los representantes vecinales de los barrios del Sur de la ciudad, de la base aérea y del aeropuerto de Zaragoza para avanzar en la reducción de las afecciones por los ruidos de los dos aeropuertos zaragozanos.

Junto a Artigas acudieron a esta reunión la presidenta de la Junta de Distrito de Casablanca, Elena Martínez; el teniente coronel Francisco Briones, en representación de la Base Área de Zaragoza; Marcos Díaz, del aeropuerto civil, y representantes de la plataforma vecinal de los barrios del sur como Rosa Burgos, ha informado el consistorio zaragozano en una nota de prensa.

Junto a ellos, en el encuentro también participó el profesor del grupo deVibroacústica de la Universidad de Zaragoza Javier Martínez.

Menos vuelos nocturnos

En el encuentro, la base aérea se comprometió a reducir al máximo el número de vuelos nocturnos, mientras que el aeropuerto civil realizará unas mediciones que permitan obtener datos objetivos para luego trabajar sobre ellos.

En este sentido, el representante de la base aérea anunció su voluntad de informar con antelación suficiente si se prevén afecciones por ruido, del mismo modo que se hizo durante las recientes maniobras de la OTAN.

Además, comunicó su intención de mantener la disciplina de vuelo desde control de tráfico aéreo controlando los partes de incidencia.

También anunció que trasmitirá a los pilotos la importancia de ajustarse a aterrizar con control de altura y sin salirse de las rutas marcadas y avanzó que hasta final de año no hay previsión de maniobras que vayan a suponer molestias extraordinarias para los vecinos de los barrios del sur de la ciudad.

Desde la Universidad de Zaragoza se ofreció la posibilidad de facilitar estudios y experiencias de otros ejércitos del aire como el de EE.UU., Francia o Australia en materia de eliminación de afecciones por ruido.

Los vecinos piden que se reduzcan en verano

Por parte de la plataforma vecinal de los barrios del sur se propuso que los vuelos de entrenamiento de pilotos que tengan que hacerse de noche sean preferentemente durante el invierno, puesto que se podrían garantizar las condiciones de oscuridad a una hora más temprana y las ventanas de las casas estarán cerradas, al contrario de lo que sucede en verano.

Teresa Artigas, junto con los representantes vecinales, señaló que sería oportuno realizar tanto por parte del Ayuntamiento como de la Universidad o de las asociaciones de vecinos implicadas alegaciones al Plan Director del Aeropuerto de Zaragoza, ya que está en fase de revisión.

Todos los participantes en la reunión coincidieron en que el problema de fondo es la mala planificación urbanística que llevó a desarrollar el sur de Zaragoza sin dejar una zona de servidumbre para los aeropuertos.

Información tomada de Ten! Zaragoza

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

3 + 10 =